El icónico vestido de Jennifer Lopez está en medio de una demanda legal

El icónico vestido de Jennifer Lopez está en medio de una demanda legal


El icónico vestido verde de Jennifer Lopez está dando nuevamente de qué hablar, y es que después de que la cantante lo reviviera en la Paris Fashion Week hace unas semanas, se volvió una tendencia mundial.

A causa de esto, la marca de fast fashion, Fashion Nova decidió crear una versión low cost que ofrecía por USD$69.99, mientras que el de Versace tiene un precio por encima de los mil dólares.

Sin embargo, lo que Fashion Nova no esperaba es que la empresa europea interpusiera una demanda en su contra por el plagio del diseño.

El modelo no era exactamente igual, pero mantenía sus elementos básicos como el escote profundo en V, el estampado de plantas, la abertura alta en las piernas y el ceñido a la cintura, aunque tenía una gama de colores ligeramente distinta.

Según reporta Elle, en la demanda Versace declaró que desde que la prenda se publicó en su tienda en línea, los representantes se pusieron en contacto con la compañía pidiendo que fuera retirada del mercado.

Ante la negativa de Fashion Nova y la falta de respuesta, la casa de modas de Donatella Versace decidió tomar medidas jurídicas.

“La capacidad de Fashion Nova de producir ropa nueva rápidamente se debe en gran parte a su voluntad de copiar los diseños con derechos de autos, marcas registradas y elementos de vestimenta comercial de diseñadores conocidos, y comerciar sus esfuerzos creativos para reforzar [sus campañas]”, se lee en el documento oficial.

Hasta el momento no se ha declarado el veredicto del juez respecto a este caso, pero esta no sería la primera vez que la compañía de fast fashion se enfrenta a esta situación.

De hecho, hace unos meses Kim Kardashian también tomó acciones legales en su contra por haber copiado el diseño de su vestido negro de Mugler, además de usar su imagen para promocionarlo sin su autorización.

La socialité resaltó que siente que esto es un abuso y una falta de respeto, pues los diseñadores y el personal creativo con quienes trabaja tardan mucho tiempo desarrollando su ropa, mientras que la compañía simplemente los toma, los modifica un poco y los produce en masa.

Este es un problema que ha salido recurrentemente entre las nuevas empresas de moda rápida, la cual se caracteriza por ofrecer prendas a precios muy accesible, y en muchos de los casos usan a las famosas para promocionar sus productos.

De hecho, algunas de ellas como Cardi B, incluso tienen su propia línea de ropa con estas empresas.